Daniel Chodowiecki (1726-1801)

Cabinet d’un peintre, 1771

Cabinet d'un peintre, 1771

Cabinet d’un peintre, 1771

Aguafuerte, 175 x 220 mm. Brillante impresión, especialmente nítida y contrastada, sobre papel verjurado. En perfecto estado. Chodowiecki (a la derecha, dibujando en su mesa de trabajo al lado de la ventana) realizó este excepcional aguafuerte a petición de su madre, que llevaba treinta años sin ver a su hijo, desde que éste había abandonado su Danzig natal en 1743, y, por tanto, no conocía a su família. Así pues, se trata de una obra realizada con una finalidad privada; su objetivo era que la madre del artista tuviera un recuerdo de su hijo y de su familia. La imagen resultante, sin embargo, es también una muestra de gran interés, realizada por uno de los artistas alemanes más importantes de su tiempo, de algunos de los valores de la vida de una família burgesa vinculada al mundo del arte de finales del siglo XVIII Obra de inspirada composición y rica en detalles, cuyas lineas construyen una imagen vívida, delicada y llena de matices. El “Cabinet d’un peintre” de Chodowiecki fue un grabado especialmente apreciado y ávidamente buscado por los artistas y coleccionistas contemporáneos del autor que admiraban su obra, como el también grabador J.E. Haid, que ya en el año 1774 expresaba su disgusto por la dificultad de encontrar una buena impresión de esta indudable obra maestra.

Aguafuerte, 175 x 220 mm. Brillante impresión, especialmente nítida y contrastada, sobre papel verjurado. En perfecto estado. Chodowiecki (a la derecha, dibujando en su mesa de trabajo al lado de la ventana) realizó este excepcional aguafuerte a petición de su madre, que llevaba treinta años sin ver a su hijo, desde que éste había abandonado su Danzig natal en 1743, y, por tanto, no conocía a su família. Así pues, se trata de una obra realizada con una finalidad privada; su objetivo era que la madre del artista tuviera un recuerdo de su hijo y de su familia. La imagen resultante, sin embargo, es también una muestra de gran interés, realizada por uno de los artistas alemanes más importantes de su tiempo, de algunos de los valores de la vida de una família burgesa vinculada al mundo del arte de finales del siglo XVIII Obra de inspirada composición y rica en detalles, cuyas lineas construyen una imagen vívida, delicada y llena de matices. El “Cabinet d’un peintre” de Chodowiecki fue un grabado especialmente apreciado y ávidamente buscado por los artistas y coleccionistas contemporáneos del autor que admiraban su obra, como el también grabador J.E. Haid, que ya en el año 1774 expresaba su disgusto por la dificultad de encontrar una buena impresión de esta indudable obra maestra.

Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.